El mantra Ham Saj,

Es un mantra de poder con varios usos. El mantra ham sah (pronunciado como Jam Saj) es un pranava poderoso que ha sido usado por milenios con varios propósitos, por eso se califica como “multiuso”. Pero antes de explicar los múltiples usos prácticos para este maravilloso mantra, vamos a estudiar algo sobre él.

Un Antiquísimo ritual gnóstico reza…:

“¡Salve cisne sagrado! Hamsa milagroso.

¡Salve ave Fénix del Paraíso!

¡Salve Ibis inmortal! Paloma del Grial

¡Energía creadora del Tercer Logos!”.

El mantra Hamsaj, se pronuncia Jam Sajjjj; es profundamente significativo. Jansa, hansa o hamsa es una palabra sánscrita que hace referencia a un ave sagrada, el ganso o cisne, es decir el ansa hindú, de gran capacidad de volar las más elevadas cimas del Himalaya, considerado en las tradiciones de la India, como el rey de las aves. En el Hinduismo, se cree que jansa tiene el poder de comer perlas (el ens seminis, la energía creadora y separar la leche del agua (la transmutación alquímica), como también separar el soma (licor sagrado) del agua (las aguas espermáticas). En el Hinduismo se dice que hamsa es el vehículo de los dioses gemelos (los nadis ida y pingala) los dioses de la dicha que remueven la enfermedad al desbordar su dicha.

En las tradiciones hindúes, se habla del cisne Kalahamsa, la gran ave, el ave que está más allá del espacio y del tiempo, el sagrado AUM y uno de los nombres de Brahma. El cisne es un símbolo perfecto del Espíritu Santo. En la magistral ópera de Wagner: Parsifal, el héroe, al inicio de la obra: hiere con su arco a un hermoso cisne, en claro simbolismo de que los humanos hemos herido de muerte al Espíritu Santo, al violar el sexto Mandamiento: ¡No fornicar! El bendito Hamsa es milagroso y simboliza la fuerza sexual del Tercer Logos; representado también por diferentes aves sagradas, como el ibis inmortal, la blanca paloma, el flamenco, el pelícano y el faisán. Este mantra es el símbolo maravilloso que en el oriente hace fecunda las aguas caóticas de la vida, el tercer Logos. “Ham” es masculino, “Sah” es femenino. Ham es solar. Sah es lunar. El mantram Ham saj se puede mantralizar a cualquier hora.

En la conferencia titulada “La conquista del vacío iluminador”, página 1557 de la obra citada, se lee: “Ham Sah es el gran aliento, Ham Sah es en astral. Ham-Sah, es también un mantram que transmuta las energías creadoras. La meditación combinada con el tantrismo, es formidable. Ham-Sah es la clave”.

Algunos investigadores asocian el significado de Hamsaj o jansá con ajam-sá que significa: Yo soy Él. Hamsa representa la sabiduría divina, que según HPB es la sabiduría fuera del alcance humano. Las letras del AUM se encuentran en el ala derecha del cisne, la letra ]A, a la izquierda la U y en la cola la M.

Hamsa, nos recuerda también a jamsa, la mano de Fátima y a la mano de Dios. Jamsa es un símbolo antiquísimo. Los cartagineses lo asociaban a Tanit, la diosa de la fidelidad y la fertilidad. Es popular en las tradiciones musulmanas y judías. Jamsa, en árabe, significa cinco, lo que lo hace profundamente significativo. Para los árabes les recuerda los cinco pilares del Islam: Creencia en Alá, los ángeles, el profeta, el Corán y el Juicio Final, oración cinco veces al día, diezmo o limosna a los pobres, ayuno en el mes de Ramadán y peregrinación a la Meca. Para a los judíos, la Torah o Pentateuco, los primeros cinco libros de la Biblia. Cinco son los surtidores vivientes: Luz, amor, vida, libertad y triunfo. El número cinco, nos habla de la Ley y del Pentagrama esotérico. En el Islam, hamsa, es la mano de Fátima, la hija de Mahoma. Para los judíos, es la mano de Miriam, la hermana de Moisés y de Aaron.

Es la mano simétrica que nos habla del equilibrio de las tres fuerzas: fuerzas positivas y negativas, equilibradas en el dedo medio o corazón, con los dedos índice y anular iguales entre sí y dos pulgares al extremo. Muchas veces lleva en la palma, el ojo de Fátima, equivalente al ojo de Horus, el ojo de Dangma, las facultades espirituales la intuición y la clarividencia que reside en el tercer ojo. En otras ocasiones, en lugar del ojo, aparece una flor. En ambos casos, en clara referencia a los chacras, discos magnéticos o flores de la columna vertebral en el cuerpo astral. También es común el sello de Salomón, la estrella de seis puntas. En Quirología y quirogmonia, los dedos índice y anular del mismo tamaño simbolizan equilibrio entre lo espiritual y material. El dedo corazón es el dedo de Saturno, la Justicia divina, el equilibrio. Más largo que los demás dedos, denota introspección, la capacidad del auto conocimiento. Para los quirománticos, el dedo pulgar es el que nos hace humanos y diferentes al resto de primates. Es el dedo de la lógica y la voluntad. Es el dedo del autocontrol, que al ser doble, duplica sus valores y atributos.

En el capítulo titulado: “Los cisnes sagrados”, de su libro: “Los Misterios Mayores”, Samael Aun Weor, nos explica que: “El cisne Kala-Hamsa posado sobre una flor de loto, flota sobre las aguas puras de vida. Kala-Hamsa, significa: «Yo soy Él”. “Yo soy Él”. “Yo soy Él»”. En otras palabras podemos decir; «El Espíritu de Dios flota sobre la haz de las aguas». La divinidad alienta sobre el mar de la eternidad. Dios está dentro de nosotros mismos, y dentro de nosotros mismos lo podemos encontrar. Yo soy Él, Yo soy Él. Yo soy Él”.

“Dios es amor. El amor se halla inmanente y trascendente en cada gota del gran océano. A Dios solo lo podemos encontrar en el sexo y en el amor. El cisne representa el amor. El amor solo se alienta con amor. El cisne nació para amar. Cuando uno de la pareja muere, el otro muere de tristeza. En el Edén los cisnes asisten a la mesa de los ángeles. Ellos elaboran dentro de la inmaculada blancura de su buche manjares inefables que los dioses beben en sus copas diamantinas. Las combinaciones de la sustancia infinita son maravillosas. El semen que llevamos en nuestras glándulas sexuales es la sustancia infinita del gran océano. Las múltiples combinaciones de esta sustancia infinita se convierten en continentes llenos de plantas, flores y frutos”.

“Las múltiples combinaciones de esta sustancia infinita dan origen a todo lo creado, aves y monstruos, hombres y bestias. Todo sale de las aguas seminales del Génesis. En esas aguas alienta el amor. Parsifal rompió su arco lleno de remordimiento después de haber matado al cisne cerca al castillo de Montsalvat”,

“El cisne de Leda nos recuerda los encantos del amor. El cisne del amor hace fecundas las aguas de la vida. El fuego del amor hace brotar la vida de entre el gran océano. El agua es el habitáculo del fuego. El fuego sexual dormita entre las aguas puras de vida. El fuego y el agua unidos en un trance de amor dieron origen a todo el Universo. Dentro de nuestras aguas seminales alienta el fuego del amor. El fuego del amor hace fecundas las aguas de la vida. El cisne simboliza el amor. El cisne solo se alimenta de amor. Cuando uno de la pareja muere, el otro sucumbe de tristeza”.

El mantra Ham saj y la transmutación del Ens seminis

En el capítulo titulado “Meditación y gnosticismo práctico”, del Tomo II del libro titulado: La Gran obra (una compilación completa de las conferencias de Samael Aun Weor), páginas 1547 a1552 y publicado por Editorial Marte; el Avatar de la Era de Acuario, explica lo siguiente: “Muchas veces les he explicado a ustedes cómo se trabaja con el mantram Ham Sah que se pronuncia así: jam-saj, este mantra es el símbolo maravilloso que en el oriente hace fecunda las aguas caóticas de la vida, el Tercer Logos. Lo importante pues, queridos discípulos, es saber cómo vamos a vocalizar esos mantras, cuáles son sus poderes. Normalmente las fuerzas sexuales fluyen desde adentro hacia fuera en forma centrífuga y debido a eso existen las poluciones nocturnas cuando se tiene un sueño basado en el centro sexual”.

“Si el hombre organizara sus sistemas vitales y en lugar de propiciar el sistema centrífugo, utilizara el sistema centrípeto, es decir, que el hombre hiciera fluir las fuerzas sexuales de afuera hacia adentro mediante la transmutación; aunque hubiese el sueño erótico, no habría poluciones, pero como no tiene el hombre organizada la cuestión sexual así en forma centrípeta, pues de hecho viene la polución, la pérdida del esperma sagrado o licor espermático.  Si uno quiere evitar poluciones, debe saber organizar sus fuerzas sexuales, estas fuerzas se hallan íntimamente relacionadas con el alimento, con el prana, con la vida, eso es obvio. Existe, pues, una intensa y profunda relación entre las fuerzas sexuales y la respiración, que debidamente combinadas y armonizadas, originan cambios fundamentales en la anatomía física y psicológica del hombre”.

“Lo importante es hacer refluir esas fuerzas sexuales hacia adentro y hacia arriba en forma centrípeta, sólo así es posible hacer un cambio específico en el oficio y funciones que puede cumplir la fuerza creadora sexual. Hay necesidad de imaginar la energía creadora en acción durante la meditación, hacer que suba en forma rítmica y natural hasta el cerebro mediante la vocalización del mantra que ya hemos explicado anteriormente, en esta práctica de meditación, no olvidando las inhalaciones y exhalaciones del aire en forma sincronizada en perfecta concentración, armonía y ritmo”.

“Es necesario aclarar que debe ser más profunda la inhalación que la exhalación, sencillamente porque necesitamos hacer fluir la energía creadora desde afuera hacia adentro, es decir, hacer más corta la exhalación que la inhalación. Con esta práctica llega el momento en que la totalidad de la energía fluye de afuera hacia adentro y hacia arriba, en esta forma centrípeta. La energía creadora organizada, como ya dijimos, en forma centrípeta, cada vez más profunda de afuera hacia adentro, es claro que se convierte en un instrumento extraordinario para la Esencia, para despertar Conciencia. Les estoy enseñando legítimo Tantrismo Blanco, esta es la práctica que usan las escuelas tántricas de los Himalayas y del Indostán, es la práctica mediante la cual se puede llegar al éxtasis, al samadhi o como le quieran denominar”.

En la conferencia titulada “La conquista del vacío iluminador”, página 1556 de la obra citada, se lee: “Al inhalar, imaginad que la energía creadora sube por los canales espermáticos hasta el cerebro. Exhalad, corto y rápido. Al inhalar, pronunciar el mantram Jaaaammmm; al exhalar, pronunciad el mantram Saaaj. Indubitablemente, se inhala por la nariz, se exhala por la boca. Al inhalar, habrá de mantralizar la sílaba sagrada Ham mentalmente (pues se está inhalando por la nariz); más al exhalar, se podrá articular la sílaba Sah en forma sonora. Ham se escribe con las letras h, a, m; Sah se escribe con las letras s, a, h. La h suena siempre como j”. “La inhalación se hace lenta, la exhalación, corta y rápida. Motivo; obviamente la energía creadora fluye, en todo sujeto, desde adentro hacia afuera, es decir, de manera centrífuga, mas nosotros debemos invertir ese orden con fines de superación espiritual. Debe, nuestra energía, fluir en forma centrípeta, quiero decir, de afuera hacia adentro. Indubitablemente si inhalamos despacio y lento, fluirá la energía creadora en forma centrípeta, de afuera hacia adentro. Y si exhalamos corto y rápido, entonces se hará cada vez más centrípeta esa energía. Durante la práctica, no se debe pensar absolutamente en nada; los ojos deben estar cerrados profundamente; solo vibrará, en nuestra mente el Ham-Sah, y nada más”.

En la conferencia titulada: “Recursos para lograr el vacío iluminador, página1564 del Tomo I de “La Gran Obra”, se leen más explicaciones del Buda Maitreya respecto del mantra Ham-Sah y la transmutación: “Sentados nosotros (en cómoda posición), inhalamos, y al inhalar pronunciar el mantram imaginamos que la energía sube desde nuestros órganos creadores hasta el cerebro. Se inhala con el mantram Ham (Jam), y se exhala con el mantram Sah (Sah).

Práctica

Acto de conciencia. Al realizar las prácticas esotéricas, es preciso realizar un acto de conciencia. Es aconsejable que el discípulo coloque su mente en tiempo real, que conecte su mente con el presente, que adopte un estado de presencia, que esté “en el aquí y ahora”, que sujete a la mente al cuerpo físico y a la conciencia. Esto significa olvidarse de los problemas que se han acumulado en el día o en varios días, no dar cabida a las preocupaciones que nos distraen de nuestra actividad espiritual.

Atención. Hacer el esfuerzo supremo por prestar atención a lo que está realizando. La atención, es la acción de atender, consiste en extender la acción de los sentidos hacia la actividad que realizamos en ese momento, es la activa dirección de la mente a lo que se realiza en ese instante. Consiste en dirigir el trabajo de la función psicológica según corresponda a la actividad intelectual, emocional, motriz, instintiva o sexual que se esté realizando en ese instante. Un ejercicio práctico para desarrollar la atención consiste en aprender a darse cuenta de lo que entra y de lo que sale por el aparato psicológico. En el Budismo tibetano se enseña que hay que atar al elefante de la mente al poste del objeto de la práctica, con la cuerda de la atención. En este caso, del pranayama.

 Recuerdo de sí. Una vez sujeta la mente al cuerpo físico, a la conciencia y a la práctica mediante la atención, se hace un acto de recuerdo de sí. La íntima recordación de sí, inicia con la sensación del propio cuerpo, llevando la atención a las sensaciones del cuerpo. Es importante adiestrarse en la práctica de sentir toda la masa corporal. Puede empezar sintiendo sus pies, tobillos y pantorrillas, rodillas, piernas e ir subiendo la sensación de las partes de su cuerpo hasta sentir todo su cuerpo físico, desde la coronilla, hasta los pies. Una vez dominada la sensación de sí por unos instantes, hay que esforzarse por lograr más veces el acto de sí, al mismo tiempo que aprende a mantener el estado de recuerdo de sí, el mayor tiempo posible. Con el tiempo deberá aprender a llevar el acto de recuerdo de sí a las partes superiores de sí mismo, hasta su propio Ser.

Pranayama. Podemos y debemos aprovechar a sublimar nuestras energías creadoras. Es aconsejable que al respirar, centremos nuestra atención en el acto de respirar,en practicar el recuerdo de sí, en sentir como entra y sale el aire por nuestras vías respiratorias. A continuación, la técnica:

Primero. Siéntese cómodamente con el rostro hacia el oriente.

Segundo. Haga mucha oración, solicitando el favor de la curación o el despertar o beneficio espiritual.

Tercero. El pecho, cuello y cabeza deberán estar en línea vertical. No se debe doblar el cuerpo a los lados, ni hacia adelante, o hacia atrás. Las palmas de las manos deben descansar sobre las piernas en forma muy natural.

Cuarto. La mente debe estar dirigida hacia adentro, hacia la divinidad, amándola y adorándola.

 Quinto. Cierre los ojos para que las cosas del mundo físico no lo distraigan.

 Sexto. Inhálese por las dos fosas nasales como bombeado o haciendo subir con la respiración la energía creadora, hasta el cerebro. Al inhalarse se vocaliza el mantras “Ham”; imagínese esta energía subiendo hasta el cerebro y pasando luego al corazón.

El mantra Ham saj,

Séptimo. Exhale ahora el aliento imaginando que la energía creadora se está fijando en el corazón; vocalice al exhalar el mantra “Sah” (saj).

Hay que expulsar el aire rápidamente por la boca produciendo el sonido Sajjj en forma suave y deliciosa. Al inhalar vocalice mentalmente el mantra Ham (jam) a medida que va inhalando, es decir, pronuncie lentamente (con la mente): jaaaammm.

el espasmo sexual y el Arcano A. Z. F.

En el capítulo titulado: “El hijo del Hombre”, de su obra “El Matrimonio Perfecto”, el Kalki Avatar, explica lo siguiente: “Dios es amor, y su amor crea, y vuelve nuevamente a crear. Las palabras deliciosas del amor conducen al beso ardiente de la adoración. El acto sexual es la real consustancialización del amor, en el tremendo realismo psico-fisiológico de nuestra naturaleza. Cuando un hombre y una mujer se unen sexualmente, algo se crea. En esos instantes de suprema adoración él y ella son realmente un solo ser andrógino con poderes para crear como los dioses. Los Elohim son varón y varona. El hombre y la mujer unidos sexualmente durante el éxtasis supremo del amor, son realmente un Elohim terriblemente divino”.

“En esos instantes de unión sexual estamos realmente en el laboratorium-oratorium de la santa Alquimia. Los grandes clarividentes pueden ver en esos momentos a la pareja sexual, envuelta en esplendores terriblemente divinos. Hemos penetrado entonces en el sanctum regnum de la alta magia. Con esas fuerzas espantosamente divinas podemos desintegrar el diablo que llevamos dentro, y transformarnos en grandes hierofantes. Conforme el acto sexual se prolonga, a medida que aumentan las caricias deliciosas del éxtasis adorable, se siente una voluptuosidad espiritual encantadora”.

“Entonces nos estamos cargando de electricidad y magnetismo universal, terribles fuerzas cósmicas se acumulan en el fondo del Alma, centellean los chacras del cuerpo astral, las fuerzas misteriosas de la gran madre Cósmica circulan por todos los canales de nuestro organismo. El beso ardiente, las caricias íntimas, se transforman en notas milagrosas que resuenan conmovedoras entre el aura del Universo. No tenemos como explicar aquellos momentos de gozo supremo. Se agita la serpiente de fuego, se avivan los fuegos del corazón y centellean llenos de majestad en la frente de los seres unidos sexualmente, los rayos terribles del Padre”.

Si el hombre y la mujer saben retirarse antes del espasmo, si tuvieran en esos momentos de gozo delicioso fuerza de voluntad para dominar al ego animal, y si luego se retirasen del acto sin derramar el semen, ni dentro de la matriz, ni fuera de ella, ni por los lados, ni en ninguna parte, habrían cometido un acto de Magia Sexual, eso es lo que se llama en ocultismo el Arcano A. Z. F. Con el Arcano A.Z.F. podemos retener toda esa luz maravillosa, todas esas corrientes cósmicas, todos esos poderes divinos. Entonces se despierta el Kundalini, el fuego sagrado del Espíritu Santo en nosotros, y nos convertimos en dioses terriblemente divinos. Pero cuando derramamos el semen, las corrientes cósmicas se funden entre las corrientes universales y penetran en el Alma de los dos seres, una luz sanguinolienta, las fuerzas luciféricas del mal, el magnetismo fatal. Entonces Cupido se aleja llorando, se cierran las puertas del Edén, el amor se convierte en desilusión, viene el desencanto, queda la negra realidad de este valle de lágrimas. Cuando sabemos retirarnos antes del espasmo sexual, despierta la serpiente Ignea de nuestros mágicos poderes”.

En el capítulo titulado: “La suprasexualidad”, de la obra citada, el Avatar de la Era de Acuario, explica que: “El hombre tiene el poder de recrearse a sí mismo. El hombre puede crear dentro de sí mismo al superhombre. Esto es posible utilizando sabiamente el poder sexual. Podemos recrearnos como auténticos superhombres. Esto solo es posible con la transmutación sexual. La clave fundamental de la transmutación sexual es el Arcano A.Z.F., (la magia sexual).

“En la unión del phalo y el útero se haya la clave de todo poder. Lo importante es que la pareja aprenda a retirarse del acto sexual antes del espasmo, antes del derrame seminal. No se debe derramar el semen ni dentro del útero ni fuera de él, ni por los lados, ni en ninguna parte. Hablamos así claro para que la gente entienda, aun cuando algunos puritanos infrasexuales nos califiquen de pornográficos”.

“La vida humana por sí misma no tiene ninguna significación. Nacer, crecer, trabajar duramente para vivir, reproducirse como un animal y luego morir, esa es realmente una cadena de martirios que lleva el hombre enredada en el Alma. Si esa es la vida no vale la pena vivir. Afortunadamente llevamos en nuestras glándulas sexuales la semilla, el grano. De esa semilla, del grano, puede nacer el superhombre. El Adán Cristo. El niño de Oro de la Alquimia sexual. Por eso sí vale la pena vivir. El camino es la transmutación sexual. Esta es la ciencia de Urano. Este es el planeta que controla las gónadas o glándulas sexuales. Este es el planeta que gobierna la constelación de Acuario. Urano tiene un ciclo sexual de ochenta y cuatro años. Urano es el único planeta que dirige sus polos hacia el Sol. Los dos polos de Urano corresponden a los dos aspectos masculino-femenino. Estas dos fases se alternan en dos períodos de cuarenta y dos años cada uno. El estímulo alternante de los dos polos de Urano gobierna toda la historia sexual de la evolución humana. Épocas en que las mujeres se desnudan para lucir sus cuerpos, alternan con épocas en que los hombres se engalanan. Épocas de preponderancia femenina, alternan con épocas de caballeros intrépidos. Esa es la historia de los siglos”.

En la lección octava del curso zodiacal del doctor Krumm Heller se lee lo siguiente: “En vez del coito que llega al orgasmo deben prodigarse reflexivamente dulces caricias, frases amorosas y delicados tacteos, manteniendo constantemente apartada la mente de la sexualidad animal, sosteniendo la más pura espiritualidad, como si el acto fuera una verdadera ceremonia religiosa”.

“Sin embargo puede y debe el hombre y introducir el pene y mantenerlo en el sexo femenino, para que sobrevenga a ambos una sensación divina, llena de gozo, que puede durar horas enteras, retirándolo en el momento en que se aproxima el espasmo, para evitar la eyaculación del semen. De esta manera tendrán cada vez más ganas de acariciarse”.

“Esto se puede repetir tantas veces cuantas se quieran sin jamás sobrevenir el cansancio, pues todo lo contrario, es la clave mágica para ser diariamente rejuvenecido, manteniendo el cuerpo sano y prolongando la vida, ya que es una fuente de salud con esta constante magnetización”.

“Sabemos que en el magnetismo ordinario, el magnetizador comunica fluidos al sujeto y si el primero tiene esas fuerzas desarrolladas puede sanar al segundo”. “La transmisión del fluido magnético se hace de ordinario por las manos o por los ojos, pero es necesario decir, que no hay conductor más poderoso, mil veces más poderoso, mil veces superior a los demás, que el miembro viril y la vulva, como órganos de recepción”.

“Si muchas personas practican eso, a su alrededor se esparce fuerza y éxito para con todos los que se pongan en contacto comercial o social con ellos. Pero en el acto de magnetización divina, sublime, a que nos referimos; ambos, hombre y mujer se magnetizan recíprocamente, siendo el uno para el otro como un instrumento de música que, al ser pulsado, lanza o arranca sonidos prodigiosos de misteriosas y dulces armonías. Las cuerdas de ese instrumento están esparcidas por todo el cuerpo y son los labios y los dedos los principales pulsadores de él, a condición de que presida ese acto la pureza más absoluta, que es la que nos hace Magos en ese instante supremo”. Hasta aquí el doctor Krumm Heller.

En el capítulo titulado “La novena esfera”, El Buda Maitreya, explica acerca del espasmo, lo siguiente: “El espasmo sexual. La Logia Blanca ha prohibido totalmente y de manera absoluta el espasmo sexual. Es absurdo llegar hasta el espasmo. Aquellos que practican magia sexual jamás deberán llegar hasta el espasmo. Quienes se proponen evitar la eyaculación seminal sin abandonar el placer del espasmo, pueden sufrir consecuencias desastrosas para su organismo. El espasmo es muy violento y si se violenta el organismo, el resultado no se hace esperar: impotencia, daños al sistema nervioso, etc., etc. Todo el que practica magia sexual debe retirarse del acto mucho antes del espasmo. Los médicos conocen muy bien los motivos por los cuales quien practica magia sexual debe retirarse antes del espasmo. Solo se debe practicar una vez diaria, jamás se debe practicar dos veces al día. Nunca en la vida se debe derramar el semen. Jamás. Jamás. Jamás. Esta orden de la Logia Blanca hay que saberla entender, porque si por desgracia viene el espasmo contra nuestra voluntad, el discípulo se retirará del acto e instantáneamente, se acostará en decúbito dorsal (boca arriba), refrenará entonces violentamente con los siguientes movimientos:

 Práctica

  1. Hacer el esfuerzo supremo que una mujer hace por parir, enviando la corriente nerviosa hacia los órganos sexuales pero esforzándose en cerrar con ella los esfínteres o puertas de escape por donde el licor seminal suele escaparse. Este es un esfuerzo supremo.
  1. Inhálese como bombeado o haciendo subir con la respiración el licor seminal, hasta el cerebro. Al inhalarse se vocaliza el mantram “Ham”; imagínese esta energía subiendo hasta el cerebro y pasando luego al corazón.
  1. Exhale ahora el aliento imaginando que la energía sexual se está fijando en el corazón; vocalice al exhalar el mantram “Sah”.
  1. Si el espasmo es muy fuerte, refrene, refrene, y continúe inhalando y exhalando con ayuda del mantram Ham-Sah. “Ham” es masculino, “Sah” es femenino. Ham es solar. Sah es lunar.

Hay que expulsar el aire rápidamente por la boca produciendo el sonido Sah en forma suave y deliciosa. Hay que inhalar con la boca entreabierta cantando mentalmente el mantram Ham.

La idea fundamental de este ejercicio esotérico es la de invertir el proceso respiratorio haciéndolo verdaderamente positivo, ya que en el estado actual predomina el aspecto negativo lunar Sah, que viene a producir la descarga seminal; invirtiendo el proceso respiratorio mediante esta práctica respiratoria, la fuerza centrífuga se convierte en centrípeta y el semen fluye entonces hacia adentro y hacia arriba.

Ampliación. La indicación que hemos dado en el precedente párrafo para los casos de espasmo, puede también aplicarse en general a toda práctica de magia sexual. Toda práctica de magia sexual puede concluirse con este ejercicio maravilloso. El trabajo en la novena esfera significa lucha, sacrificio, esfuerzo, voluntad. Los débiles huyen de la novena esfera, horrorizados, aterrados, espantados. Aquellos que son devorados por la Serpiente, se convierten en serpientes, en dioses. En casos muy graves, cuando sobreviene el espasmo sexual con peligro inminente de eyaculación seminal, debe el iniciado retirarse instantáneamente del acto y acostarse de espaldas sobre el duro piso, reteniendo el aliento; para ello, deberá cerrar las fosas nasales apretándolas con los dedos índice y pulgar; este esfuerzo deberá ir acompañado con la concentración del pensamiento. El neófito se concentrará intensivamente en las pulsaciones del phalo, que son una repetición del pulso cardíaco. Tratará de refrenar esas pulsaciones sexuales para evitar el derrame del semen, y si se ve muy obligado a inhalar oxígeno, esto debe hacerse con una inhalación corta y rápida, continuada luego con el aliento retenido hasta el máximo.

El mantra Ham saj y la meditación

El maestro Samael, explica que los grandes atletas de la meditación meditan hasta cinco veces al día. Además, el maestro enfatiza que hay que combinar la meditación con el sueño y que no importa la hora: “En la Meditación se debe combinar, inteligentemente, la concentración con el sueño. Sueño y concentración, mezclados producen iluminación. Muchos esoteristas piensan que la meditación en modo alguno se debe combinar con el sueño del cuerpo, mas quienes así piensan, se equivocan, porque la Meditación sin sueño, arruina el cerebro. Se debe siempre utilizar el sueño, en combinación con la técnica de la meditación, pero un sueño controlado, un sueño voluntario; no un sueño sin control, no un sueño absurdo; meditación y sueño combinado inteligentemente. Debemos “montar” sobre el sueño, y no que el sueño “monte” sobre nosotros. Si aprendemos a “montar” sobre el sueño, habremos triunfado; si el sueño “monta” sobre nosotros, habremos fracasado. ¡Pero, usar el sueño!”.

“La meditación, repito, combinada con el sueño y la técnica, llevará a nuestros estudiantes al Samadhi, a la experiencia del Vacío Iluminador. Diariamente hay que practicar. ¿A qué hora? En el instante en que nos sintamos con el ánimo de hacerlo. Muy especialmente cuando nos sintamos con sueño; aprovecharlo para la meditación. Si los discípulos siguen estas indicaciones, podrán un día recibir el Tao, podrán experimentar la verdad”.

En El Libro amarillo, el maestro afirma: “Aquellos que después de diez y veinte años no han logrado la iluminación con la práctica de la meditación interna, deben buscar la causa en falta de sueño. Es urgente combinar la meditación con el sueño”.

En el capítulo titulado “Meditación y gnosticismo práctico”, del Tomo II del libro titulado: La Gran obra (una compilación completa de las conferencias de Samael Aun Weor), páginas 1547 a1552 y publicado por Editorial Marte; el Avatar de la Era de Acuario, explica lo siguiente:

“Los ojos deben estar cerrados durante la práctica, no se debe pensar absolutamente en nada durante esta meditación; pero si desafortunadamente llega un deseo a la mente, lo mejor que podemos hacer es estudiarlo sin identificarnos con dicho deseo, después de haberlo comprendido íntimamente, profundamente en todas sus partes, entonces dejarlo listo para someterlo a muerte, a la desintegración por medio de la lanza de Eros. Pero si nos asalta el recuerdo de algún acontecimiento de ira ¿qué debemos hacer? Suspéndase por un momento la meditación y trátese de comprender el acontecimiento que nos ha llegado al entendimiento, hagámosle la disección, estudiémoslo y desintegrémoslo con el bisturí de la autocrítica y luego olvidémoslo y continuaremos con la meditación y la respiración”.

“Si de pronto viene a nuestra mente algún recuerdo de cualquier acontecimiento de nuestra vida desde hace diez o veinte años atrás, hagamos el mismo uso de la autocrítica y utilicemos el mismo bisturí para desintegrar tal recuerdo, para ver qué es lo que tiene de Verdad. Una vez que estemos seguros de que no viene nada más a la mente, entonces continuemos con la respiración y la meditación sin pensar en nada, haciendo resonar dulcemente el mantram Jam-Saj tal como suena, prolongando la inhalación y corta la exhalación. Repetimos el mantram: JAAAAAMMMMM-SAJ, JAAAAAMMMMMSAJ, etc., con profunda quietud y silencio auténtico de la mente, sólo así, la Esencia podrá escaparse aunque sea por un momento, para sumergirse en lo Real”.

En la conferencia titulada: “Recursos para lograr el vacío iluminador, página1564 del Tomo I de “La Gran Obra”, se leen más explicaciones del Buda Maitreya respecto del mantra Ham-Sah y la meditación: “Ham Sah es el mantram de la meditación, ham para inhalar, sah, repito, para exhalar. Al inhalar, el mantram puede vocalizarse con la mente, ham; pero al exhalar, se articula con la laringe creadora, sah. La mente en ese instante debe estar completamente quieta, repito, por dentro y por fuera. La inhalación cada vez se hace más profunda, y la exhalación cada vez más corta. Hoy vamos a practicar aquí con el fin de que conozcan la técnica, pero ustedes deben continuar con esa misma practica en sus casas, diariamente, incesantemente hasta que se logre un día tener la experiencia del Vacío Iluminador, hasta que se logre un día vivenciar la Verdad”.

“Jesús el Cristo dijo: “Conoced la verdad y ella os hará libres”. El que ha logrado vivenciar la verdad, obviamente se carga de un potencial energético formidable que le permite luchar mas ventajosamente contra el Ego, contra el Yo, para disolverlo, desintegrarlo. Nosotros necesitamos acumular fuerzas en si mismos, porque somos demasiado débiles, y esas fuerzas solamente nos las puede dar el sagrado Sol Absoluto”.

“Así pues mis caros hermanos, vamos a ver esta práctica; repito, en sus casas deben practicar diariamente. Bien, todos bien sentados inhalaran muy despacio por las fosas nasales, pronunciando mentalmente el mantram ham, exhalen: sah. Inhalen… exhalen: sah. Continúen indefinidamente, sin pensar en nada, con los ojos cerrados, tratando de adormecerse, la inhalación cada vez más lenta y profunda, la exhalación cada vez más corta y rápida. El cuerpo bien relajado y adormeciéndose sin pensar en nada. Desde afuera hacia adentro, en forma sencilla, con la inhalación cada vez más profunda, las fuerzas van fluyendo, las fuerzas sexuales desde afuera hacia adentro; mientras más honda y profunda sea la inhalación, más profundo es también, más a fondo es el avance de las energías sexuales hacia adentro y hacia arriba. La exhalación, por tal motivo, se va haciendo cada vez más corta. En altos vuelos del Espíritu, para los grandes atletas de la meditación, solo queda la inhalación. Durante el samadhi debe suspenderse la respiración, algo imposible, pero cierto, verdadero”.