La Ciencia de las predicciones (Tercera Parte)

Continuamos con el estudio de la Ciencia de las predicciones, preparado por César Owen. En esta ocasión, relacionamos distintos temas de los estudios gnósticos, con diferentes números. Relaciones que pueden ser explicados con ayuda de la Cábala, que nos da el significado esotérico de los números.

Los diferentes niveles o modos de Ser

En nuestra vida interna somos tres, siete y legión: los “Tres Traidores” (demonios de la mente, del deseo, de la mala voluntad), los “Siete Pecados Capitales” y sus múltiples facetas.

De manera antitética: Las Tres Fuerzas Primarias de la Naturaleza y del Cosmos (Padre, Hijo y Espíritu Santo), generando emociones superiores, pensamientos inteligentes y la voluntad consciente). Los siete fuegos serpentinos desarrollando cuerpos, virtudes, poderes, fuerzas, etc. Y también, las múltiples partes del Ser autónomas y auto-conscientes.

Todo esto ya sea en lo positivo o negativo y que pertenece (en la santa Cruz) a la línea vertical o del Ser, expresando sobre la otra línea o línea de la vida, nos da un modo o nivel de Ser y un rasgo psicológico característico particular, que nos es otra cosa que el punto matemático donde las dos líneas hacen cruz.

Los cuatro pilares de la sabiduría

Hemos hablado del equilibrio del Ser y el Saber, y justamente de allí va surgiendo en nosotros la sabiduría. Podemos decir que la sabiduría es inmanente al hombre, es universal, pero también decir que no es transmisible por medio de conceptos, ideas o palabras, sino que cada uno tiene que vivenciarla, evocarla, realizarla dentro de sí mismo.

Cuando a dos grandes hombres (Buda y Jesús) se les preguntó qué es la verdad, uno se quedó callado y el otro dio la espalda y se fue. Por ejemplo, si yo no he probado una fruta, nadie me podrá transmitir su sabor diciéndome que es dulce, amarga o ácida, para saberlo realmente tengo que probarla, comerla, gustarla.

La sabiduría se expresa a través de cuatro pilares: Ciencia, Arte, Filosofía y Religión. En todo conocimiento, en toda ciencia, en toda filosofía, en todo arte y en toda religión se utilizan símbolos y leyes que se hace necesario conocer para poder ejercerlas. Son los elementos de abstracción que hablan directamente a la conciencia.

La Ley de Tres o Santo Triamazikamno

Toda ciencia se fundamenta en tres principios: Esta Ley es creadora en un ciento por ciento. Si existiese sólo el Uno, habría inmovilidad, infecundidad, muerte, estática, quietismo; si existiese sólo el Dos, habría conflicto, antagonismo, muerte. El Tres es reconciliación, creación, producción, multiplicación.

Veamos algunos ejemplos de la Ley de Tres expresándose en la Naturaleza:
Padre, Hijoy Espíritu Santo; Brahma, Visnú y Shiva; Osiris, Horus e Isis. Raxa Huracán, Caculhá Huracán y Chipi Huracán; Soplo, Sangre y Agua; Ying, Yang y Tao; Positivo, Negativo y Neutro; Masculino, Femenino y Amor; Neutrón, Electrón y Protón; Azufre, Mercurio y Sal; Supra-mundo, Mundo e Infra-mundo; Absoluto, Eternidad y Tiempo; Sol, Luna y Mercurio; Ain, Ain Soph y Ain Soph Aur; Zohar, Talmud y Biblia; Mundo celular, Mundo molecular y Mundo electrónico; Leyes de Medida, Peso y Número:

Asimismo la encontramos en los tres posibles destinos del desencarnado: retorno, vacaciones en los mundos superiores o descenso a las infradimensiones. También en la imaginación, inspiración e intuición; en las tres divisiones del sistema nervioso: simpático, parasimpático y sistema nervioso central o cerebro espinal; en la anatomía: hemisferio derecho, hemisferio izquierdo y cerebelo; cabeza, tronco y extremidades; brazo, antebrazo y mano; carpo, metacarpo y dedos; falange, falangina y falangeta.

Así como en la tradición esotérica, en los regalos de los reyes Magos: incienso, mirra y oro; en los cordones ganglionares: idá, pingalá y sushumná; en las Tres Montañas: iniciación, resurrección y ascensión; en los tres factores de la revolución de la conciencia: nacer, morir y sacrificio por la humanidad; en el círculo esotérico, mesotérico y exotérico; en la evolución, involución y revolución; en la esencia, ego y personalidad, en la mente sensual, mente intermedia y mente interior.

Los Tres Traidores de Cristo

En la leyenda de Hiram Abif: Sebal, Orteluk y Stokín. En el libro de Job: Eliphas, Bildad y Sophar; en la vida de Quetzalcoatl: Ihuimicatl, Toltecatl, Tezcatlipoca; del padre de Quetzalcoatl: Zolton, Cuilton y Apanecatl; de Osiris: Apopi, Hai y Nebt; de Jesús: Judas, Pilatos y Caifás; de Thor: Juvelon, Juvelz y Luveloz; de Moisés: Coré, Dathán y Abiram.

Asimismo, en el esoterismo gnóstico: los tres clavos de la cruz, las tres purificaciones, las tres negaciones de Pedro, los tres días en que fue descrita la Ley, los tres días en el sepulcro y los tres días de Jonás en el vientre de la Ballena; los tres pasos hacia arriba y hacia abajo que da el Logos, las tres caídas del Viacrucis, los tres testigos, los tres traidores, los tres guardianes del Umbral y los tres Logos.

Por: César Owen/España

Unos días en el Monasterio Avallon

El pasado mes de diciembre, con el equipo de Gnosis Guatemala, hicimos algunas visitas al Monasterio Gnóstico Avallon, en Taxisco, Santa Rosa, Guatemala. Las visitas las hicimos entre otras razones, para participar de las actividades relacionadas con el Curso de Gnosis 2010 en el Monasterio y que se realizó exitosamente del 10 de octubre de 2010 al 2 de enero de 2011.

Primera visita

En la primera visita, viajamos en compañía de Mayevi Hadith, Diana y Alejandro. Diana y Alejandro, era primera vez que visitaban el Monasterio. Viajamos un par de días antes de Navidad y tomamos el viaje con otros propósitos importantes. Uno de los propósitos fue de compartir con los asistentes al curso, pero más importante era participar de las actividades y tomar la visita como un retiro espiritual.

Salimos de la ciudad de Guatemala a eso de las 6:30 de la mañana. Pasamos a desayunar en un restaurante contiguo al área de peaje de retorno, sobre la autopista Palín-Escuintla, sobre la carretera interoceánica CA-9 sur. Seguimos nuestro camino hacia la carretera que de Escuintla, conduce a Taxisco y a la frontera Pedro de Alvarado de Guatemala con El Salvador. A la altura del kilómetro 102, nos desviamos hacia la montaña donde se localiza el Monasterio.

El camino se recorre en una hora aproximadamente. La distancia es de unos 8 kilómetros de terracería, aunque más bien, gran parte del tramo, es apenas una vereda por la que no puede circular más de un vehículo de cuatro ruedas. Para subir por este sendero en automóvil, se requiere que este sea de doble tracción. Es un camino de varias subidas y bajadas. Por ese sendero hay que atravesar cuatro arroyos. En este caso, no es como la encrucijada de los cuatro ríos del Popol Vuh, sino cuatro entrecruzadas por sucesivos ríos o riachuelos.

Llegamos a Avallon a eso de las 9:30. Todos salieron a recibirnos, con mucha alegría y entusiasmo, incluidos Guillermo León, el Abad del Monasterio y Víctor Manuel, su Director. Juan, el guardián de la finca, muy diligente, pronto nos ofreció desayuno, a lo cual, le aceptamos únicamente su rico café.

La primera actividad a la que asistimos fue el estudio teórico de la mañana, que consiste en una conferencia relacionada con el cuerpo de la doctrina gnóstica o con la vivencia diaria de la Gnosis.

El despertar de la Conciencia

La conferencia versó acerca de cómo lograr el despertar. Se explicó que la humanidad se encuentra bajo el influjo del sueño, que el sueño es el primer estado normal de la conciencia en el que las personas pasan generalmente, un tercio de su vida. Pero se amplió la explicación en el sentido de que el estado de vigilia, no tiene muchas diferencias con el estado de sueño. Si bien es cierto, en el estado de vigilia, se puede establecer diferencias entre lo que está dentro de uno y lo que está fuera, es decir, lo que es uno mismo y lo que no es uno mismo; asimismo que el cuerpo físico está activo, mientras en el estado de sueño, el cuerpo físico se encuentra pasivo. Sin embargo, en el estado de vigilia, los sueños continúan.

La explicación del sueño de la conciencia se orientó a proponer ejemplos que ilustran el estado de sueño en las personas, en especial, cuando una persona se encuentra en la soledad. En estas circunstancias los sueños afloran incesantemente. Esos sueños son de la misma especie que los sueños proyectados por el subconsciente en las horas en las que el cuerpo físico duerme. Se invitó a los estudiantes a observar la mirada de las personas cuando tienen la conciencia dormida: su mirada es como de sonámbulos, de autómatas, de zombies.

Se explicó que en los libros sagrados de la humanidad, incluso en la Biblia, se insiste en la necesidad del despertar, pero las gentes toman estas ideas de modo metafórico, simbólico y llegan a creer que “despertar”, significa tomar una nueva divisa, una nueva creencia, una doctrina diferente. Se ilustró con pasajes bíblicos, como los siguientes: “velen, pues, porque no saben qué día que vendrá su Señor” (Mt 24:41). “Miren, velen y oren; porque no saben cuándo será el tiempo. Es como el hombre que yéndose lejos, dejó su casa, y dio autoridad a sus siervos, y a cada uno su obra, y al portero mandó que velase. Velen, pues, porque no saben cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana; para que cuando venga de repente, no los halle durmiendo. Y lo que a ustedes digo, a todos lo digo: velen”. (Mr 13:33-37).

Se comentó además el pasaje de Jesús en el huerto de Getsemaní: “Entonces Jesús les dijo: mi alma está muy triste, hasta la muerte; quédense aquí y velen conmigo” (Mt 26:38).
“Vino luego a sus discípulos, y los halló durmiendo, y dijo a Pedro: ¿Así que no han podido velar conmigo una hora?”. (Mt 26:40). “Vino otra vez y los halló durmiendo, porque los ojos de ellos estaban cargados de sueño”. (Mt 26:43).

Se amplió la explicación de que estos pasajes del Evangelio hablan claramente del sueño de la conciencia, que las gentes creen que los discípulos buscaron un leño o una roca y recostaron ahí su cabeza, que se acostaron y su cuerpo físico se durmió, pero no. En estos pasajes hay que entender que los discípulos se quedaron conversando, haciendo diversas acciones, pero con la conciencia dormida.

Se invitó al auditorio a verificar el significado de los ojos cargados de sueño, buscándolo en la mirada de las personas adultas, en especial, cuando se encuentran en la soledad o incluso cuando viajan en un autobús, pero sin conversar, sin leer: con toda seguridad observarán la mirada perdida en el pasado o en el presente, pero con la mente fuera de su cuerpo físico: esa es la mirada cargada de sueño del Evangelio. Comparen luego la mirada de un bebé, de un niño de pocos meses de edad y comprenderán. La mirada de un niño pequeño siempre muestra un estado de alerta, como la mirada de los felinos o la de un perro al acecho, dispuesto a cazar.

El hombre despierto, puede ilustrarse en cuentos clásicos, como el personaje del príncipe en el cuento de “La Bella Durmiente del Bosque” y en las palabras de Segismundo en la obra: “La Vida es Sueño” de Calderón de la Barca: Sueña el rey que es rey, y vive con este engaño mandando, disponiendo y gobernando; y este aplauso, que recibe prestado, en el viento escribe, y en cenizas le convierte la muerte, ¡desdicha fuerte! ¿Que hay quien intente reinar, viendo que ha de despertar en el sueño de la muerte? Sueña el rico en su riqueza, que más cuidados le ofrece; sueña el pobre que padece su miseria y su pobreza; sueña el que a medrar empieza, sueña el que afana y pretende, sueña el que agravia y ofende, y en el mundo, en conclusión, todos sueñan lo que son, aunque ninguno lo entiende. Yo sueño que estoy aquí destas prisiones cargado, y soñé que en otro estado más lisonjero me vi. ¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción, y el mayor bien es pequeño: que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son“.

En la conferencia, se explicó además el significado de la identificación, como sinónimo de apego, pero con un sentido más profundo y completo, se habló de la fascinación que conduce al sueño y se relacionaron estos conceptos con la filosofía oriental, en especial, con las nobles verdades del Budismo y con el Bhagavad Gita. Se explicó además el uso correcto de la clave de Sol para despertar conciencia y se enfatizó en la importancia de desarrollar la fuerza de atención y la práctica del recuerdo de uno mismo. Se definió el recuerdo de sí, como la sensación plena de uno mismo. Es decir, la sensación del propio cuerpo físico, de la propia masa corporal.

Las reuniones de práctica

Luego de la conferencia, se dio un breve tiempo de descanso y tanto alumnos del curso, como los visitantes, nos preparamos para realizar los ejercicios de transformación radical, la serie de ejercicios de la lamasería: “El Manantial de la Juventud”. Una gimnasia completa que conlleva un trabajo simultáneo de los caminos del faquir, del monje y del yogui. Contiene mucha oración, concentración, imaginación y voluntad; así como esfuerzo físico. La gimnasia, es una sabia combinación de ejercicios mayas, tibetanos, del sufismo y del yoga, entre otros.

Después de la hora del almuerzo, se dispuso de un tiempo para el descanso y el estudio. Un poco más tarde, en la reunión vespertina, se dio oportunidad para que los visitantes contaran algo de su punto de vista de los estudios gnósticos, de sus experiencias e inquietudes. Más tarde, se realizó una hora de práctica colectiva, que incluyó mucha oración, concentración y vocalización.

Al día siguiente, conforme a las reglas del Monasterio, las actividades iniciaron a las 4 de la mañana, con el aseo respectivo y a las 5:00 horas inicio el período de intensas prácticas colectivas, en las que no faltó la oración, las conjuraciones e invocaciones; así como ejercicios respiratorios o pranayamas gnósticos, una hora de vocalización, como lo recomienda el V.M. Huiracocha y la práctica de toda la rutina de yudo cósmico o gimnasia de las runas nórdicas.

Los mayas y el politeísmo contemporáneo

Para la conferencia de la mañana, los alumnos del curso, pidieron al conferencista que hablara un poco de Gnosis en la Civilización Maya. Al abordar el tema, se expuso que la cultura occidental influida fuertemente por el racionalismo, la ciencia positivista el pensamiento analítico, ha fragmentado el conocimiento y en la actualidad, los estudiosos se han tornado en especialistas de un reducido campo del saber. En la antigüedad y aún en tiempos de la Edad Media, esta fragmentación del conocimiento, no era el camino. Así por ejemplo, los filósofos, dominaban grandes campos del saber. En forma similar el pensamiento maya ha sido y es de tipo holístico o integral.

Es así como para comprender la sabiduría maya, es imprescindible el pensamiento holístico, que nos lleva a interrelacionar las leyendas y mitos mayas, con la mitología de todos los pueblos antiguos. Y esa relación puede iniciarse con el auxilio de la Astronomía.

Desde la perspectiva astronómica, todos los dioses antiguos se encuentran en el cielo, hasta los mismos cristianos contemporáneos elevan sus plegarias al cielo. Es así como los dioses y seres mitológicos de la cultura clásica se encuentran en el firmamento: ahí se encuentra Júpiter, Marte, Venus, Andrómeda, Casiopea, etc. En forma similar, se pueden identificar en el cielo, los dioses egipcios y las deidades del panteón maya. Es así como hoy, los estudiosos saben que la pareja creadora (Ixpiyacoc e Ixmucané) del Popol Vuj, en el cosmos, se corresponde con la constelación de Géminis y la cruz maya con la intersección entre la Eclíptica y la Vía Láctea. En lo alto de la cruz, se encuentra al ave mitológica: el Wukub Kakix, el siete guacamayo, que corresponde con la Osa Mayor.

Se explicó además, la relación que existe entre la Santísima Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo) del cristianismo , con la Trimurti hindú (Brahma, Shiva y Visnú), como también con la trinidad egipcia (Osiris, Isis y Horus) y las diversas formas de la trinidad maya, entre ellas: Itzamná, Chac y Kukulkán; como también Itzamná, Ixchel y Kinich Ahau; así como con las tres manifestaciones del Corazón del Cielo (Jun Raqan, Ch’ipi Kaqulja y Raxa Kaqulja), sin dejar de lado a las tres dualidades de la creación maya narrada en el Popol Vuj: Tz’aqol, Bitol; Tepew Q’ukumatz, Alom, K’ajolom.

Se acudió de manera más directa a las enseñanzas del Kalki Avatar contenidas en el capítulo titulado: “La cruz de San Andrés“, para relacionar los cuatro colores de la Gran Obra, con los Reyes Magos de Navidad y los colores de los cuatro ríos de Xibalbá. También se invitó a leer el capítulo 23 del libro: “El Matrimonio Perfecto” y que se titula: “La serpiente emplumada”, para comprender el nacimiento segundo o nacimiento del hombre auténtico, que entre los mayas constituye el nacimiento de los cuatro hombres de maíz.

Se invitó a leer la conferencia del Avatara de la Era de Acuario, titulada: “Dios Pakal o astronauta maya” para entender la íntima relación existente entre el trigo, el arroz y el maíz, con el Ens Seminis o esperma sagrado.

Además, se recomendó tomar en cuenta explicaciones esotéricas que dan sabios, como Fulcanelli, en “El Misterio de las Catedrales” y Charpentier en “El Enigma de la Catedral de Chartres”, para relacionar catedrales, grutas, dólmenes y pirámides, como las pirámides mayas. Se invitó a estudiar el libro: “Mensaje Supremo de Navidad 1967-1968“, del Buda Maitreya, en especial, el capítulo titulado: “La Raza Aria”, para entender el origen atlante de los mayas. De particular importancia para el tema, constituye el capítulo titulado: “Abstención Sexual” de la obra citada, donde el V.M. establece paralelismos extraordinarios entre la pirámide la piedra cúbica de punta, la santa cruz y el novenario sagrado.

Retorno y nueva visita

El grupo que visitó Avallon por estos días, hubo de retirarse, pero con la disposición de volver a vivir experiencias espirituales tan intensas como las de estos días. Al retorno, nos acompañó Carmen Morales, estudiante del Movimiento Gnóstico Guatemalteco, que había pasado varios días también en el Monasterio y también se sumó al grupo: Andrés Contreras, el menor de los alumnos de Avallon, quien regresaba por unos días a casa.

A la semana siguiente y, después de las fiestas de Navidad, volvimos al Monasterio Avallon. En esta ocasión, nos acompañó otro grupo de estudiantes del Movimiento Gnóstico Guatemalteco. Viajamos con Iris, Oscar Sosa, Luis Cumes, José Camposeco y Armando Castañón. Este viaje lo hicimos en dos automóviles tipo sedán. Salimos nuevamente a eso de las 6:30 de la ciudad de Guatemala, hicimos la “parada” en el peaje para tomar alimentos y nos encontramos con Víctor Godínez en casa de “don Paco”, en la aldea “La Libertad“. Ahí dejamos nuestros vehículos y abordamos la camioneta agrícola o Pick up de Víctor hacia el Monasterio.

Nuevamente, al llegar, salieron a nuestro encuentro todos los alumnos del curso. Ahí estaban: Edgar Torres, Uriel Blanco y Gamaliel Martínez de Querétaro, México; Dafne Mejía y Cindy Mejía de Santa Rita Yoro, así como Guillermo Samir Spears Mojica de Olanchito, los tres de Honduras; así como: Mayra Lorena Zamora y Flor de María Lobos Zamora, de Chalchuapa, El Salvador. De Guatemala, estaba Glauco Contreras Cossich, Fausto Romeo Dávila Elías y Juan Reyes. Además, nos encontramos nuevamente con Diana, así como con la visita de familiares y amigos de Edgar: Yuliana Montes Márquez, Imelda Ochoa, Ana Laura Torres Ochoa, Héctor Alfonso López, Braulio Federico Salgado y Adrián Flores Rubio .

Nadie en el punto de reunión.

La reunión de la mañana se centró en la presentación de los visitantes, tanto de Guatemala, como de México. A las once de la mañana todos los presentes, hicimos los ejercicios de transformación radical. Durante el tiempo libre antes de la hora del almuerzo, los asistentes se repartieron en diferentes grupos.

El grupo de visitantes del Movimiento Gnóstico Guatemalteco, optó por conversar amenamente con el Abad del Monasterio, Guillermo León Quintero. Entre los temas de conversación, surgió una anécdota de Guillermo, relacionada con la época en la que él, fue alumno de uno de los cursos para misioneros que se impartieron en el Sumum Supremum Santuarium de la Sierra Nevada de Santa Marta Colombia.

Contó Guillermo que por esa época, el Maestro Garga Kuichines ordenó que los alumnos del curso se reunieran con los instructores en la sala de estudios del Sumum para hacer ejercicios de concentración. Los instructores eran algunos de los pioneros del Santuario: Joaquín Amorteguí Balbuena, Pedro y Celestino López Lindo. Cuenta Guillermo que él a pesar de que se esforzaba, no lograba resultados y estaba convencido que estaba haciendo la práctica de forma equivocada. Tiempo después llegó una carta del Maestro amonestando a los discípulos porque ninguno de los alumnos llegaba al punto de reunión y que solo los instructores se encontraban ahí. Entonces: Guillermo comprendió que todos los alumnos asistían a la práctica, pero solo de cuerpo presente y que no solo era él, quien hacía la práctica de manera errada.

Paseo por el río

La finca de Avallon permite al visitante realizar un hermoso paseo de turismo ecológico. La cacería está prohibida y los animales del bosque pueden vivir plácidamente en la finca. A petición de los visitantes de Guatemala expresada al Abad, se cambió la agenda del día y la mayoría pudo disfrutar de un paseo entre el bosque y a orillas de uno de los arroyos cercanos al Monasterio: el río Corozo, de cuyas aguas al brotar de entre la tierra, se toma el vital líquido para la finca.

Caminamos serpenteando por el arroyo, a veces saltando entre las piedras para cruzar de un lado a otro del río. Los jóvenes optaron por chapotear en algunas de las pozas que se forman en su cauce y pudieron liberarse del intenso calor tropical. Un grupo de adultos, guiados por Víctor Manuel, nos dirigimos al nacimiento del río y ayudamos con algunas reparaciones en la toma de agua ya que había disminuido el caudal de agua que llega al Monasterio. Ya al regreso y por la noche, pudimos disfrutar de un hermoso cielo nocturno y compartir algunos conocimientos de astronomía básica.

El significado oculto de la Navidad

A la mañana siguiente y luego de la consabida rutina de aseo, práctica esotérica y desayuno, se pidió al conferencista que hablara del significado oculto de la Navidad. Se inició la conferencia relacionando los conocimientos básicos de Astronomía con el Mito Solar, el Drama Cósmico y la Semana Santa, se explicaron algunos de los símbolos de Navidad y se enfatizó en que más importante que celebrar cada año la Navidad, es la celebración del verdadero nacimiento del Niño Sol en nuestro corazón, tal como se explica en el Capítulo 3 del Evangelio de Juan. Y que tal prodigio solo se puede lograr con la práctica de los Tres Factores de la Revolución de la Conciencia.

Después de las preguntas y respuestas de la conferencia, los dos grupos de visitantes, tanto de Guatemala, como de México se retiraron de Avallon. Los guatemaltecos para retornar a casa y los mexicanos para hacer un rápido paseo por la ciudad capital y pasar la noche en Antigua Guatemala.

La clausura

El día domingo 2 de enero se realizó el acto de clausura del curso 2010 del Monasterio Avallon. Nuevamente, quienes decidimos viajar a la ceremonia, hubimos de levantarnos muy temprano para hacer el viaje. En esta ocasión, viajó un importante contingente de miembros de los grupos gnósticos Los Samaelianos, la mayoría viajaron en un potente vehículo Ford de 6000 cc Conducido por Jorge Shaub.

El acto de clausura fue conducido por Adonai Godínez, como maestro de ceremonias y presidido por el Director Víctor Godínez y el Abad del Monasterio Guillermo León. Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo de Geovanni Dávila. Varios alumnos participaron como expositores, entre ellos: Edgar, Uriel y Mayra. También se dio la oportunidad a varios asistentes para que se dirigieran a la concurrencia y se entregaron los diplomas a los graduandos. Terminó el acto con fotografías abrazos y muchas felicitaciones para los participantes.
¡Puedes buscarnos en Facebook!