Misión y objetivos de la Gnosis

Nuestra misión específica es crear seres humanos legítimos y verdaderos. Este es el gran propósito de la Gnosis, que en la Cosmovisión Gnóstica se denomina: la Auto realización íntima del Ser, es decir, el desarrollo armonioso de todas las infinitas posibilidades humanas.

La finalidad gnóstica es la felicidad de los seres humanos, sin distinción. Busca transformar a la mujer y al hombre consciente en súper hombre o súper mujer, despertar en cada uno sus posibilidades adormecidas. Por ello las escuelas gnósticas proporcionan a sus afiliados, prácticas especiales que lo lleven al desarrollo y perfeccionamiento material, mental y espiritual. Inculcan como virtud principal, la tolerancia, dejando los dogmas en la conciencia de los creyentes. El cimiento en el que descansa la Iglesia Gnóstica, es el amor a la humanidad. Queremos la aristocracia de la inteligencia y la nobleza del espíritu.

Entre los grandes objetivos de la Gnosis está que el ser humano alcance la liberación espiritual, es decir, la iluminación, la santidad, la maestría, la inmortalidad o la unión con Dios mediante el conocimiento. A Dios por la vía del conocimiento. Gnosis es conocimiento, pero no es cualquier tipo de conocimiento. Únicamente es Gnosis, el conocimiento que lleva a Dios, el que provoca grandes transformaciones íntimas que  redunden en la creación de seres humanos legítimos y verdaderos. Es el conocimiento que se obtiene por experiencia mística directa. Mediante el desarrollo de la imaginación, la inspiración y la intuición; aprendiendo a escuchar la voz del corazón, es decir, la Gnosis kardias. Es por la vía del auto conocimiento o conocimiento de sí, que se alcanza la Gnosis. La auto gnosis, se sintetiza en la frase de los antiguos filósofos griegos: Gnosce te ipsum. “Conócete y conocerás al Universo y a los dioses”.

Al auto conocerse, el ser humano descubre que no es un individuo, sino que es múltiple. En su interior mora una multiplicidad del yoes. El Ego múltiple y las condiciones anormales de vida en el planeta Tierra, mantienen al ser humano con la conciencia dormida. El despertar de la conciencia y la eliminación del yo pluralizado constituyen objetivos a alcanzar por parte del estudiante de la Gnosis. Durante ese proceso de auto descubrimiento, el gnóstico comprende que es un ser aún no logrado, que no es un ser humano auténtico. La mayoría de seres humanos que actualmente pueblan la Tierra, son seres “desalmados”, es decir, no poseen alma. Lo único realmente decente y digno en el ser humano es una fracción de alma o chispa divina, la Esencia maravillosa.

El gnóstico sincero no aspira a ser ni mejor, ni peor; sino aspira a ser diferente. Ser diferente a los demás, a nos ser parte de la “masa” de personas mecanizadas por el poder hipnótico que ejercen los medios de comunicación conforme a los planes del enemigo secreto de la humanidad. Aprende a ser diferente para liberarse de las cadenas que lo atan al mundo, a liberarse de la imitación y el miedo. Aprende o se ejercita en la libre iniciativa, en el discernimiento y a no seguir ciegamente lo que otros dicen, sino a escuchar la voz de su propio corazón. Aprende a ser diferente en el tiempo, diferente a quien que fue en el pasado. Aprende a trabajar para desarrollar y reintegrar su Esencia disgregada, para convertirla en una perla, luego un embrión, hasta que finalmente, logre encarnar eso que se conoce como alma humana. El nacimiento del alma humana, es lo que en diferentes religiones se conoce como el auténtico nacimiento segundo o nacimiento espiritual. Es un proceso que ocurre, según los principios herméticos, conforme al principio de Correspondencia. En forma similar al desarrollo del ser humano, desde que es cigoto hasta un niño o niña recién nacida. Enseñar a fabricar el alma humana en cada individuo, es otro de los grandes objetivos de la Gnosis.

Para lograr el auto conocimiento, la auto gnosis, la eliminación del Ego o yo pluralizado, el despertar de la conciencia y el nacimiento espiritual o encarnación del alma; hay que trabajar conforme al deber cósmico. El deber cósmico o deber parlock del Ser, implica que el gnóstico sincero aprenderá a tornarse consciente de todos sus procesos psicológicos. Procesos psicológicos relacionados con el intelecto, la emoción, el movimiento, el instinto y el sexo. El cumplimiento del deber cósmico, se logra a través de esfuerzos intencionales y padecimientos voluntarios.  Cumplir con el deber cósmico constituye un objetivo extraordinario de los estudios gnósticos. El estudiante debe realizar dicho trabajo en forma individual, ya sea si se está soltera o soltero. como si se tiene pareja, dentro del matrimonio. La pareja gnóstica debe encarnar a la pareja divina: Shiva-Shakty, Isis-Osiris, Junajpú e Ixbalanqué o Jesús-María Magdalena presente en todas las cosmovisiones y en todas las representaciones del Drama cósmico. Cada integrante de la pareja divina debe esforzarse por realizar el misterio del salvator salvandus. El salvador que al salvar, se salva. El hombre salva o levanta a la mujer y la mujer salva o levanta al hombre. Lograr la salvación humana, equivale al despertar y al ascenso de la energía del Espíritu Santo, el fuego de Pentecostés. Esa es la energía creadora, el sagrado Ens seminis, que se obtiene del fuego sexual, en la cópula divinal. La energía de los mágicos poderes, es reconocida en oriente, como la serpiente Kundalini que debe despertarse y ascender a lo largo de la médula espinal hasta la cabeza y el corazón. Ese es el trabajo de las auténticas iniciaciones de los Misterios.

La Gnosis tiene como objetivos enseñarle a la humanidad la senda de la revolución de la conciencia y la sexología trascendental a fin de lograr la auténtica regeneración del ser humano. Todo ser humano tiene derecho a regresar a sus orígenes, al seno del eterno Padre cósmico común, a encarnar su alma y Espíritu y alcanzar la auténtica inmortalidad

Toda escuela que enseñe a fabricar alma y espíritu, es escuela de regeneración. Las escuelas que enseñan a fabricar alma únicamente hacen buena obra, pero las que enseñan a fabricar alma y Espíritu, hacen obra superior. La mujer y el hombre que solamente fabrique alma puede ser mortal o inmortal. Es inmortal si entra a una escuela de regeneración; mortal si no entra a ninguna escuela de regeneración. La auténtica inmortalidad es una realidad palpitante en la Cosmovisión Gnóstica

Toda escuela de regeneración enseña el sahaja maithuna (magia sexual, sin fornicación), el Tao sexual, el tantrismo blanco. Quien rechaza el fuego sagrado del sexo permanece mortal. Alma que no quiere recibir el fuego sagrado del Tercer Logos, va perdiendo sus fuerzas íntimas poco a poco y después de muchas reencarnaciones, al fin muere.

Cuando trabajamos en la fabricación de alma, nuestra labor se hace en el mundo molecular (el mundo astral,  la quinta dimensión). Cuando trabajamos en la fabricación de espíritu, operamos en el mundo Electrónico solar (la sexta dimensión). Los “animales intelectuales” comunes y corrientes, realmente solo conocen este mundo celular (el mundo físico).

Toda escuela auténtica de regeneración, enseña los tres factores básicos de la revolución de la conciencia. Esos tres factores son: morir, nacer, sacrificio por la humanidad. Debe morir él Yo pluralizado para fabricar alma. Debemos trabajar con el Hidrógeno SI-12 del Ens seminis o energía creadora, transmutándolo por medio de la alquimia sexual, para tener derecho al segundo nacimiento. Solo naciendo el ángel dentro de nosotros mismos seremos inmortales. Es absurdo pensar en el advenimiento del fuego si no sabemos trasmutar la energía sexual. El fuego sagrado resulta de la transmutación de nuestras secreciones sexuales. Quien no practica el sahaja maithuna (el tantrismo blanco o magia sexual), no puede recibir el fuego sagrado. Las escuelas gnósticas, son escuelas de regeneración auténtica y su objetivo es enseñar los tres principios básicos de la revolución de la conciencia. Las escuelas de regeneración producen adeptos, verdaderos maestros de la gran Logia Blanca.

En el mundo existen millares de escuelas que prometen maravillas, pero solo las auténticas escuelas de regeneración pueden producir verdaderos maestros de Misterios mayores con poderes sobre el fuego, el aire, el agua y la tierra. Podrá haber muchas religiones, órdenes y sectas, pero solo las escuelas de regeneración pueden producir ángeles y mahatmas. A las escuelas de regeneración les cabe el alto honor de haber producido maestros como: Buda, Jesús, Dante, Hermes, Quetzalcoatl, Junajpú, Ixbalamqué, María Magdalena, entre otros.

¡Cuidado, querido lector!, ¡No te dejes meter gato por liebre! Escuela que no enseñe los tres factores básicos de la revolución de la conciencia, no es realmente escuela de regeneración. Escuela que enseñe el camino de la fornicación, no es escuela de regeneración. Escuela que enseñe a fortificar el Yo, no es escuela de regeneración. “Por sus frutos los conoceréis. El árbol se conoce por sus frutos. Tal fruto, tal árbol”.

Toda escuela de regeneración tiene varios niveles de enseñanza o círculos donde transmite sus enseñanzas. En el círculo mecanicista o círculo de la confusión de lenguas, no se encuentra una escuela de regeneración. Tampoco en los círculos exotéricos y mesotéricos. Es en el esoterismo o círculo secreto de las escuelas de Misterios, donde se encuentra una auténtica escuela de regeneración.

Objetivos de las escuelas gnósticas

  • Crear una nueva civilización y una nueva cultura
  • Organizar el ejército de salvación mundial
  • Romper las cadenas de esclavitud psicológica y de dolor innecesario que oprime a las personas de todo el mundo, llevándoles el mensaje de la espiritualidad trascendente.
  • Rasgar los velos del esoterismo autóctono de los pueblos originarios.
  • Impulsar una revolución cultural,
  • Divulgar la sabiduría trascendental
  • Divulgar un esoterismo sexual y una mística revolucionaria
  • Enseñar la sexología sagrada y científica.
  • Trabajar por una auténtica revalorización de los principios espirituales.
  • Lograr la regeneración espiritual del alma y del cuerpo humano
  • Volver a la Naturaleza, respetar y amar a todos los seres de la Naturaleza y a ser uno con la Naturaleza.

Objetivos de los gnósticos para consigo mismos

  • Desarrollar una rebeldía psicológica trascendental para la liberación interior del ser humano
  • Vencer el dolor, el apego y la esclavitud psicológica.
  • Lograr el dominio de la naturaleza inferior y de la florescencia de la superior.
  • Crucificar la voluntad egoísta y personal del individuo y morir para todo lo ilusorio y terreno
  • Alcanzar la corona de la victoria espiritual,
  • Desplegar las facultades espirituales del alma.
  • Llevar una vida retirada, interna y contemplativa, indiferentes a los honores del mundo mediante la actitud de extranjería.
  • Empuñar con la diestra la antorcha del verbo creador para incendiar al mundo con la espiritualidad más pura y profunda.
  • Ser fieles al Cristo y a las enseñanzas del Kalki Avatar de la Era de Acuario
  • Cumplir con el deber cósmico o deber Parlock del Ser
  • Alcanzar la iluminación o el despertar de la conciencia
  • Despertar y levantar Kundalini
  • Alcanzar las grandes iniciaciones de los antiguos Misterios
  • Nacer espiritualmente
  • Morir interiormente
  • Sacrificarse por la humanidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *